Confirman multa a escuela por emitir ruidos molestos.

El tribunal consideró válidos los testimonios que calificaron como excesivos los decibeles producidos duante eventos nocturnos realizados en la sede de la institución educativa

 

Al considerar acreditado mediante testigos que los decibeles eran excesivos, pese a que en convenio celebrado entre las partes se estipuló que las mediciones acústicas debían ser realizadas por un organismo oficial, la Cámara 5ª Civil y Comercial de Córdoba confirmó la condena dictada en contra de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos Dante Alghieri respecto del pago de la multa acordada por emitir ruidos molestos al realizar eventos nocturnos en su sede.

El juzgado de origen resolvió el litigio en el mismo sentido y dispuso que la entidad demandada abonara 60 jus de multa por haber incumplido durante cuatro noches, en el año 2006, lo convenido con sus vecinos respecto de que los ruidos no debían superar 50 decibeles.

La Sociedad Dante Alighieri apeló quejándose porque la medición de los ruidos no la realizó, como se había estipulado, el Centro de Investigación y Transferencia en Acústica (Cintra) perteneciente a la Universidad Tecnológica Nacional, empero la mencionada Cámara, integrada por Rafael Aranda, Joaquín Ferrer y Claudia Zalazar, desestimó el recurso intentado y ratificó lo decidido.
En el fallo se destacó que en dos de las jornadas en cuestión las mediciones fueron llevadas a cabo por inspectores municipales y respecto de las dos noches restantes se recabaron dos testimonios de vecinos que “fueron suficientemente contundentes respecto de lo ocurrido (…), puesto que ambos coinciden en que el sonido dentro de la casa era de tal magnitud, que impedía la comunicación entre los que estaban en su interior” y “de este modo, no existen dudas respecto de que, haya o no medición de ese día, el ruido era notoriamente alto excediendo la normal tolerancia entre vecinos”.

Así, el tribunal de alzada expuso que “si bien no se demostró esta circunstancia mediante una medición técnica de un organismo imparcial como la Universidad Tecnológica Nacional, ello no descalifica el pronunciamiento porque no podemos dejar de recordar que la Corte Suprema ha sentado como principio que el proceso debe develar la verdad jurídica objetiva sobre la verdad formal, pues la aplicación literal de normas sobre forma pueden llegar a destruir el derecho sustancial y desentenderse de la ponderación de un medio probatorio decisivo”.

Mirada

En tal sentido, el órgano de apelación trajo a colación que “la Justicia entonces, no puede realizar una mirada parcial y ritualista de lo acontecido si, de la prueba rendida, surge con toda claridad que los hechos fueron del modo expuesto en esta incidencia”, al tiempo que “resolver lo contrario importaría priorizar, por sobre la verdad de lo ocurrido, un ritualismo tal que se encuentra apartado de la realidad”.

Y concluyó la cámara: “Por ello, se insiste, no puede rechazarse la multa con el sólo pretexto de no haber sido realizada la medición por aquellos idóneos, si de la demás prueba recibida surge con toda claridad el carácter de excesivo del volumen de los ruidos sufridos por los actores”.

Autos: “BERGANDI, SERGIO DAVID Y OTRO C/ SOCIEDAD ITALIANA DE SOCORROS MUTUOS DANTE ALIGHIERI MEDIDAS AUTOSATISFACTIVAS -CUERPO CIVIL DE MULTAS– EXPTE. Nº 1436811/36”

Fuente: Comercio y Justicia
Fecha: 06/11/2015 – Región: Córdoba

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.